¿Qué ha ocurrido con la filosofía en los colegios?

Eliminar filosofía

El pasado curso académico se iniciaba con una gran polémica entre la comunidad educativa que se enfrentaba a una de las decisiones más trascendentales de los últimos planes de estudio: la posibilidad de eliminar la filosofía como asignatura optativa en los ciclos de educación secundaria obligatoria.

¿Sabes qué ha ocurrido finalmente? ¿Ha dejado la filosofía de formar parte de los programas educativos de nuestros jóvenes? Pues te ponemos al día en este post.

La filosofía no desaparece pero cambia

Para responder a la pregunta que planteamos en este post tenemos que retroceder hasta el martes, 29 de marzo de 2022, día en el que el Gobierno de España aprobaba el Real Decreto Ley del Nuevo Currículo de Educación Secundaria Obligatoria propuesto por el Ministerio de Educación.

En este texto ya aprobado se proponían una serie de cambios que afectaban a las materias, a los contenidos y a los métodos de enseñanza y de valoración. Con ellos se pretendían cumplir una serie de objetivos más realistas y adaptados a los nuevos tiempos laborales en los que viven los jóvenes que hoy se forman en esos ciclos.

Pues bien, entre los cambios inicialmente propuestos estaba la eliminación de la filosofía como asignatura optativa aunque finalmente esta supresión no se ha llevado a cabo. La filosofía no desaparece de los planes de estudio pero cambia.

Desde la aprobación de ese Real Decreto, los contenidos de filosofía no serán optativos sino que formarán parte de otra asignatura obligatoria que se cursa en cuarto de la ESO denominada Educación en Valores Cívicos y Éticos. En esta asignaturas se impartirán nociones de filosofía además de otros temas relacionados con la sostenibilidad, la memoria histórica y los derechos de la comunidad LGTBI+.

¿Qué opina la comunidad educativa de este cambio?

Desde que la posibilidad de que la filosofía fuera eliminada de las asignaturas optativas de los jóvenes que cursan la enseñanza secundaria saltó a la luz, la comunidad educativa ha mostrado su rechazo.

De hecho, el 18 de noviembre del pasado año, Día Mundial de la Filosofía, la comunidad académica criticó con dureza al gobierno por plantear la eliminación de filosofía en el temario. Incluso algunas facultades como la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, organizó unas jornadas en defensa de la filosofía como asignatura propia e independiente. En estas jornadas en forma de mesa redonda se reunieron figuras destacadas de esa disciplina como Carlos Fernández Liria o Adela Cortina.

¿Y los profesores de filosofía?

Además, la reivindicación de la comunidad educativa tiene una vertiente laboral ya que el hecho de que la filosofía pase a integrarse en otra asignatura sin tener su propio área de conocimiento específico hace que se necesiten menos docentes, y por lo tanto, se reduzca la carga de trabajo de este departamento en los diferentes centros educativos.

Y todo ello sin olvidar el malestar añadido que ha supuesto que se haya excluido la ética y la filosofía de la oferta de materias optativas y, sin embargo, se vea acrecentada la presencia de la religión. Aunque es cierto que los docentes no quieren que la ética y la filosofía se considere una alternativa a la religión, sí muestran su descontento por el tratamiento que reciben sus materias en relación a la religión.

¿Y tú qué opinas de esta decisión tomada por el Ministerio de Educación? ¿Crees que es importante que los jóvenes sigan teniendo la posibilidad de formarse en filosofía para conocer sus contenidos, su historia, sus teorías…? Son muchas las voces que se han alzado en contra de una decisión que “deteriora la posibilidad de que los jóvenes puedan desarrollar un mejor espíritu crítico”.