La necesidad de una rehabilitación de fachadas: ¿Cuándo apostar por ella?

necesidad de una rehabilitación de fachadas

¿Tienes claro cuándo existe la necesidad de un rehabilitación de fachadas? ¿En qué momento o momentos será oportuno apostar por esta clase de servicios? ¿Cuándo empezará un inmueble a «pedir» una actuación de este tipo? Vamos a tratar de explicártelo un poco más en detalle a lo largo de este nuevo post. Esperamos ser capaces de resolver tus principales dudas. ¡Comenzamos!

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, cada cierto tiempo, es necesario realizar mejoras o renovaciones en los edificios. Así, no solo es preciso buscar en expertos en calefacción o refrigeración o empresas de instalación de ascensores, sino también especialistas en eficiencia energética, en eliminación de barreras arquitectónicas o, simplemente, en la mejora estética interior y exterior de todo el inmueble. 

En nuestra experiencia con empresas dedicadas a la rehabilitación de fachadas en Barcelona, este servicio se convierte en realmente importante en no pocos momentos a lo largo de la vida útil de cualquier edificación. 

Entonces, ¿en qué momento existirá la necesidad de un rehabilitación de fachadas?

A continuación, vamos a explicarte las situaciones en las que, a nuestro modo de ver, existe la clara necesidad de un rehabilitación de fachadas:

  • Daños estructurales o degradación.
    La presencia de grietas, fisuras, desprendimientos de revestimientos, corrosión de elementos metálicos, deterioro de la mampostería o cualquier otro tipo de daño estructural o degradación en la fachada requiere de una rehabilitación para evitar daños mayores y garantizar la seguridad del edificio y sus ocupantes. Este es el principal motivo y, seguramente, también el más urgente para ponernos cuanto antes en manos de expertos. ¡Ante la primera señal, no tardes!
  • Problemas de humedad.
    La presencia de humedad en la fachada, como filtraciones de agua, manchas de humedad o moho, es un rotundo indicador de problemas de impermeabilización, aislamiento deficiente o problemas de drenaje. En estos casos, una rehabilitación de la fachada puede ser la vía más rápida y sencilla para reparar los problemas de humedad y prevenir daños adicionales en el inmueble. 
  • Cumplimiento de normativas y regulaciones.
    La necesidad de un rehabilitación de fachadas se hace también patente ante los cambios en las normativas y regulaciones locales o nacionales en materia de seguridad, accesibilidad, conservación del patrimonio o eficiencia energética. Cualquier de llas nos puede obligar a llevar a cabo una rehabilitación de fachadas para cumplir con los nuevos requisitos. Esto puede incluir la instalación de sistemas contra incendios, mejoras en la accesibilidad para personas con discapacidad, o la mejora de la eficiencia energética del edificio. 
  • Estética y embellecimiento.
    A veces, la rehabilitación de fachadas se lleva a cabo simplemente por razones estéticas, para mejorar la apariencia del edificio y adaptarlo a las tendencias de diseño actuales. Esto puede incluir la actualización de los materiales, colores y acabados de la fachada para darle un aspecto más moderno y atractivo. 
  • Mejoras en la eficiencia energética.
    Finalmente, no podemos olvidar que en respuesta a preocupaciones sobre el cambio climático y los costos de energía, la rehabilitación de fachadas puede incluir la instalación de aislamiento térmico, la reparación o reemplazo de ventanas y puertas, y otras medidas para mejorar la eficiencia energética del edificio y reducir su huella de carbono.

¿Has vivido alguna situación en la que la necesidad de un rehabilitación de fachadas fuera patente en el inmueble donde vivías?